Logopedia Lingua
¿Es lo mismo disartria que dispraxia?
image

¿Es lo mismo disartria que dispraxia?

Este artículo está dirigido a padres de niños que buscan comprender mejor estas condiciones, ¿es lo mismo disartria que dispraxia?  ofreciendo una guía clara y accesible que despeje dudas y te ayude a orientarte en este mundo. 

image
image
¿Es lo mismo disartria que dispraxia?
image
image

Entendiendo las diferencias

En el campo de la logopedia a menudo existen términos especializados que pueden resultar confusos para quienes no están familiarizados con ellos. Este es el caso de la disartria y la dispraxia, dos condiciones que, a pesar de afectar la capacidad de comunicación y el desarrollo del lenguaje en niños, son distintas en sus causas, síntomas y tratamientos. 

¿Qué es la disartria?

La disartria se refiere a una dificultad en el control de los músculos utilizados para el habla, lo cual da como resultado una pronunciación poco clara y dificultad a la hora de articular palabras de manera precisa. 

Esta condición puede deberse a daños neurológicos que afectan la capacidad del cerebro para controlar y coordinar los movimientos musculares necesarios para hablar.

Los síntomas de la disartria pueden variar en cuanto a su gravedad, yendo desde problemas leves para pronunciar ciertos sonidos hasta una incapacidad más significativa para comunicarse verbalmente.

Es importante que sepas que la disartria es una condición que no solo se da en niños, sino que también vemos casos de adultos que la sufren.  

image

¿Qué es la dispraxia?

Por otro lado, la dispraxia (específicamente la dispraxia verbal) es un trastorno del habla que implica una dificultad en planificar y coordinar los movimientos necesarios para producir sonidos y palabras correctamente, aunque en este caso no existen problemas musculares subyacentes. 

Los niños con dispraxia verbal comprenden el lenguaje y saben lo que quieren decir, pero encuentran obstáculos al intentar comunicar sus pensamientos de manera coherente. Esta condición puede afectar no solo el habla, sino también otras áreas del desarrollo motor y la coordinación. 

A diferencia de la disartria, las dispraxia es un trastorno que se da en la infancia  

image

Diferencias clave entre disartria y dispraxia

Aunque tanto la disartria como la dispraxia interfieren en la capacidad a la hora de comunicarnos y hablar, sus diferencias radican principalmente en la naturaleza de sus causas y en cómo afectan el proceso del habla:

Causas: mientras que la disartria es generalmente el resultado de un daño neurológico que afecta la capacidad muscular, la dispraxia se relaciona con dificultades en la planificación y coordinación de los movimientos necesarios para el habla.

Síntomas: los niños con disartria suelen tener un habla que puede sonar lenta, arrastrada o entrecortada, mientras que aquellos con dispraxia pueden mostrar dudas al iniciar el habla o incluso es común verlos hacer pausas frecuentes para encontrar las palabras o sonidos correctos.

Tratamiento: el enfoque terapéutico para cada condición varía. En la disartria, se trabajan ejercicios para fortalecer los músculos del habla y mejorar el control muscular. En contraste, la terapia para la dispraxia se centra en mejorar la planificación y secuenciación de los movimientos del habla.

Afectacción: la disartria es una condición que se da tanto en niños como en adultos, mientras que la dispraxia es un trastorno que se da en edades tempranas.  

¿Qué debo hacer si creo que mi hijo/a tiene disartria o dispraxia?

La diferencia entre la disartria y la dispraxia es si hay existencia o no de daño cerebral, por lo que para ello es necesario hacer una resonancia o TAC. Hasta que no realicemos esta prueba no podremos determinar si el trastorno es uno u otro. 

Estos especialistas están capacitados para identificar las señales específicas de cada condición y pueden proporcionar una evaluación completa para determinar la presencia y el grado de cualquier trastorno del habla o del desarrollo neuromotor.

Los pasos que deberías seguir son:

  • Observación detallada: antes de la consulta, sería útil observar y tomar nota de los comportamientos específicos de tu hijo que te causan preocupación. Esto incluye dificultades con la pronunciación, la fluidez del habla, la coordinación de movimientos al hablar, o cualquier otro desafío que hayas notado. Si la sintomatología se da de forma repentina, ve de inmediato al médico para que le hagan la exploración oportuna. 
  • Consulta con un especialista: consulta a un logopeda o a un neuropediatra y explícale las observaciones previas que has visto en el niño. Ellos realizarán una serie de evaluaciones para entender mejor qué es lo que le ocurre. 
  • Evaluación diagnóstica: este proceso puede incluir pruebas de habla y lenguaje, evaluaciones motoras y, en algunos casos, exámenes neurológicos para descartar o confirmar la presencia de daños neurológicos subyacentes.
  • Plan de tratamiento personalizado: basándose en los resultados de la evaluación, el especialista recomendará un plan de tratamiento. Para la disartria, esto puede incluir terapias orientadas a mejorar el tono muscular y la claridad del habla. En el caso de la dispraxia, el enfoque estará en mejorar la planificación motora y la producción del habla.
  • Apoyo en casa y en la escuela: además de la terapia profesional, será fundamental el apoyo en casa y posiblemente adaptaciones en el entorno escolar. El especialista puede ofrecer estrategias y ejercicios específicos para practicar en casa, así como recomendaciones para profesores y cuidadores sobre cómo apoyar mejor el desarrollo del habla de tu hijo.  
image

Conclusión

Entender las diferencias entre disartria y dispraxia es crucial para buscar el apoyo y tratamiento adecuados. Aunque ambas condiciones presentan sus propios desafíos, con la intervención temprana y el apoyo continuo, los niños pueden mejorar significativamente su capacidad de comunicación. 

Si sospechas que tu hijo puede estar experimentando alguna de estas condiciones, lo más recomendable es consultar con un especialista en logopedia. Este profesional podrá realizar una evaluación detallada y diseñar un plan de tratamiento personalizado que atienda las necesidades específicas de tu hijo, abriendo así un camino hacia una comunicación más efectiva y plena.

En el caso de que tengas dudas, en Centro Lingua también estamos para asesorarte. Rellena el formulario de abajo y cuéntanos tu situación para ver nuestro equipo de logopedas y psicólogos infantiles puede ayudarte. 

image
image
image
image

¿Necesitas ayuda de un especialista?

image
Contáctanos

    Servicio que me interesa:

    image
    image

    Teléfono gratuito 900 696 660

    Abrir chat
    💬 ¿Necesitas ayuda?
    Soporte Centro Lingua
    Hola 👋
    ¿En qué podemos ayudarte?